Relación de Perros y Dueños

El día de ayer hice uno de mis recorridos voluntarios mensuales, donde un voluntario al mes se encarga de que los señalamientos viales y los basureros públicos estén siempre en aspecto optimo ya que nuestra ciudad tiene el efecto peculiar de arruinar por completo en muy poco tiempo este tipo de infraestructura básica para la ciudadanía y para la función correcta de nuestros sistemas urbanos. Esta es una actividad que me da – como a todos los demás –  mucho gusto hacer aunque a veces es difícil sacrificar esa mañana de fin de semana para ir a limpiar.

Durante estas pequeñas excursiones urbanas,  los voluntarios como cualquier persona que hace esto,  ve a lo largo de esas horas en la calle muchas cosas, aunque en nuestro caso eso se limita a nuestra cuadra ya que es ahí nuestro radio de operaciones. Sin embargo,  no son solo los vecinos los que pana por ahí sino algunas potras personas de otros paraderos también se acercan. En estos recorridos de las personas por nuestras calles, sucede mucho que lo hagan para pasear a sus perros. Ver esto es una experiencia interesante y cómica.

     La razón por la cual digo que es cómico se debe a que la mayoría de las veces los perros son los que pasean a los dueños e imponen su voluntad sobre los mismos, algo que muy seguido les saca completamente de quicio. Esto es más común con quienes tienen perros de tipo labrador que son una raza que se desborda de energía y creatividad, una combinación que puede ser una verdadera pesadilla para aquellos dueños. Asimismo,  estos comportamientos hacen que muchos dueños no quieran ir a caminar  con sus perros lo que repercute en la salud de los animales.

Este problema también en muchos casos resulta en el abandono de los dueños a sus perros lo que en si causa el incremento de la población de animales callejeros además de que es una cosa muy cruel que hacer. Este fenómeno de abandono se da debido a que esas luchas de fuerza y voluntad que se presentan en la calle son un síntoma de aquello que se ve dentro de las casas cuando los perros desobedecen a sus dueños y les causan un dolor de cabeza constante. Sin embargo,  este comportamiento canino es culpa de los dueños.

La razón por la que digo que el mal comportamiento de los animales es culpa de los dueños se debe a que este comportamiento proviene del hecho que muchos dueños no le ponen la atención  necesaria a su perro, generalmente por pereza y falta de interés. Lo mismo sucede con muchos de los padres que conviven con sus hijos ni se esfuerzan en su educación desde casa dejando todo a responsabilidad de la escuela para ser responsables de esto, lo que por lo general termina en desastre. Todos los perros son el  reflejo de la relación con sus dueños.