Navidad en cabañas

La navidad pasada tuve la oportunidad de pasarla con la familia de mi mama, por lo regular no suelo convivir con ellos ya que muchos de mis tíos viven lejos o porque simplemente no voy a visitarlos. Todas las navidades anteriores las eh pasado con la familia de mi papá, mis tíos por parte de mi papa, viven relativamente cerca de donde vivo con mis papas, por eso es mas sencillo verlos y convivir con ellos cada fin de semana.

La navidad pasada mi mama me dijo que nos iríamos con su familia, mi abuelita organizo todo, desde como nos iríamos a Michoacán hasta la comida de la cena.

Cuando llegamos a Michoacán, pensé que la pasaríamos en alguna casa de mis tíos pero no, la sorpresa fue que nos quedaríamos en una cabaña la cual estaba muy cerca de la montaña de las mariposas monarcas.

Al llegar nos bajamos de la camioneta, bajamos nuestra cosas, nuestras miles de cobijas, almohadas, nuestras maletas y  todo lo que llevábamos, mi abuelita nos dijo que es lo que debíamos llevar para estar cómodos.

Al entrar a la cabaña, me pareció que estaba muy linda, olía demasiado a madera, era relativamente grande, tenia dos cuartos pequeños, baño comedor y sala juntos, me emocione mucho porque sabia que iba a estar muy padre esta navidad, cada familia de mis tíos se quedaron en una cabaña, en total rentamos 4 cabañas, yo me quede con mis hermanas y mis primos en una sola, al inicio no me agradó la idea ya que nunca había convivido con ellos, de hecho mi prima se me hacia media pesada y muy creída, pero con el paso del tiempo fuimos platicando y nos llevamos súper bien. Me dijo que ella pensó exactamente lo mismo de mi y ni al caso.

La noche de navidad, mis tíos encendieron una fogata en medio del bosque, nos llevamos nuestras cobijas, gorros, guantes y tres bolsas de bombones gigantes para poder quemarlos, mi abuelita hizo ponche y todos estuvimos platicando de varias cosas chistosas de su infancia y cosas de ese estilo, hacia demasiado frio y la fogata casi se apagaba, tuvimos que ponerle hasta los plásticos de los bombones, no duró mucho nuestra fogata, y creo que estuvo bien, así no contaminamos tanto, posteriormente nos fuimos a una de las cabañas, donde ya estaba preparada toda la cena, yo y mi prima les servimos a todos, pusimos música en una grabadora que llevo mi abuelita y nos sentamos a disfrutar la cena.

Al final de la cena, mi abuelita nos repartió bolsitas de dulces a todos, ella es muy linda, literal tenia todo preparado y bajo control, nos dimos todos nuestro abrazo y un tío que esta medio loco, sacó tres botellas de tequila para festejar, algunos se pusieron borrachos pero no importa siempre esas fechas lo amerita.

La verdad es que me encantó estar con ellos la navidad pasada, pude conocerlos mejor y hacer cosas diferentes a la que estoy acostumbrada en las navidades. Espero que esta navidad tengan planeado algo similar.