Innovando ideas

Soy un hombre de negocios, dueño de una fábrica de plásticos la cual la integran alrededor de 500 personas, fabrico todo tipo de artículos de plástico, constantemente estoy renovando ideas para sacar al mercado productos funcionales y de calidad.

He conocido muchas personas, que se dedican prácticamente a lo mismo, ellos me compran y revenden a negocios más pequeños, hace una semana se me presento la oportunidad de trabajar para el gobierno de la ciudad de México, debido a este resiente desastre natural que nos ha sacudido, me explicaron que, en los estados así como aquí en la ciudad, la gente necesita productos como los que nosotros elaboramos.

Como lonas, tambos, botes, tinas, cubetas, mamilas etc. Ya que han perdido todas sus pertenencias,  he estado fabricando diferentes piezas con precios especiales, pero me han puesto en un dilema muy grande, ya que el jefe de la policía, se contactó conmigo y me dijo que si yo podía fabricarles trafitambos, conos, barreras, etc. Todo lo que se ocupa para delimitar calles o señalizar áreas restringidas.

La verdad es que este negocio me parecía de lo mejor, sabía que esto ayudaría a impulsar mi fabrica, pero la verdad nunca había fabricado lo que ellos me estaban pidiendo, el problema era que lo querían en el menor tiempo posible, tratamos por todos los medios de que esos productos se hicieran en mi fabrica, hicimos muchos intentos y la verdad ninguno nos resultó, yo quería que así fuera, porque sabía que al fabricarlo nosotros, le podríamos dar un precio más accesible a nuestro cliente y así obtener una mayor cantidad de ingresos.

Ya estaba  muy desesperado, nada resultaba;  definitivamente decidí que tenía que revender, aunque ganara muy poco en este negocio, consulte a otros dueños pero de fábricas ya muy grandes, los precios que manejaban no me convencían del todo ya que mi ganancia no era lo que yo quería.

Hasta que otro amigo me contacto con un conocido el cual solo se dedicaba a fabricar artículos grandes y pesados, pero la  venta de trafitambos era su principal actividad, hicimos una cita y llegamos a un buen acuerdo sobre el precio, tanto el como yo estábamos de acuerdo,  creo que la suerte me acompañaba esa tarde pues me dijo que se estaba acordando que  los trafitambos llevaban pegadas unas bandas reflejantes que estaban hechas de un material mucho más delgado y no tenía la máquina para fabricar estas piezas pequeñas, que si de todos modos me interesaba, que me los dejaría en un costo más económico.

Para mí esto resulto muy benéfico porque nosotros teníamos la máquina que podía hacer esas bandas, que hacían falta, ya no estaba tan desanimado, y seguí adelante con todo esto, tuve que contratar a una persona que me hiciera nuevos diseños y que me pudiera crear las señalizaciones que le faltarían a los trafitambos.

Después de unos meses de trabajar arduamente conseguí junto con mi equipo de trabajo  colocar nuestra fabrica como uno de los primeros proveedores del gobierno y esto realmente me ha dado mucho gusto ya que, puedo garantizar por un tiempo indefinido la estabilidad de mi familia y la de mis trabajadores.

También me han comentado que existe la posibilidad de que me hagan pedidos para llevar a los estados de república, principalmente a los que se vieron muy afectados, solo serán unos pequeños cambios en el tipo de mercancía que van a solicitar, ya que las necesidades de las personas que están por allá son algo diferentes, a las de las personas de aquí.

Por otra parte nosotros nos unimos con toda la gente damnificada, les repartimos lonas que era en ese momento lo que más necesitaban, les regalamos algunas cosas que necesitaban y lo cual no lleno de mucha satisfacción.