El valor de contratar a un corredor para un arrendamiento comercial

Si tu empresa está pensando seriamente en alquilar un nuevo espacio comercial, deberás identificar el espacio, negociar los términos de un acuerdo, firmar una carta de intención y luego negociar un contrato de arrendamiento mercantil para definir tus derechos en tu nuevo espacio.

Este proceso puede ser complicado y también puede ser relativamente simple.

Por lo general, te encontrarás en algún punto intermedio.

Independientemente del tamaño de tu contrato de arrendamiento, puedes beneficiarte de los servicios de un agente comercial de leasing inmobiliario con licencia.

Un corredor puede ser un aliado útil, ya que los corredores tienen conocimiento de muchos arrendamientos diferentes y tienen el beneficio de ver los términos para muchos inquilinos y propietarios diferentes.

Por lo tanto, un corredor tendrá una idea de lo que los inquilinos pueden negociar en el mercado.

Un corredor también es útil como intermediario que puede facilitar una comunicación más abierta entre el propietario y el inquilino.

Un corredor generalmente tiene acceso a investigación e información que puede ser crítica para obtener el mejor trato.

Tu corredor debe ser el tipo de persona que ha demostrado la capacidad de construir una red extensa, ya que esas conexiones en redes pueden ayudarte a asegurar el mejor espacio (y términos) de una nueva propiedad.

Por otro lado, te ayudará a administrar mejor el tiempo durante todo el proceso de arrendamiento.

Un inquilino que emplea un corredor tiene más probabilidades de obtener un mejor trato en el espacio, aligerándote el proceso y la molestia de alquilar un espacio, particularmente si eres nuevo en el proceso de arrendamiento.

Cuando recurres a un corredor de arrendamiento comercial debes evaluar lo siguiente:

  • Que tenga una sólida comprensión de tu tipo particular de mercado inmobiliario, por ejemplo, oficina, comercio minorista, industrial, etc.
  • Que pueda explicar claramente el proceso de arrendamiento
  • Quien sabe y tiene una buena relación de trabajo con otros intermediarios
  • Quien está al tanto de tu mercado
  • Quien entiende tus objetivos y cómo configurar una estrategia de arrendamiento para cumplirlos

Querrás entonces contratar un agente apropiado para tu negocio específico por lo que debes elegir a alguien con quien quieras trabajar, ya que puedes pasar muchos meses (y algunas veces años) trabajando con el agente para asegurar tu espacio.

Aunque la relación puede variar ampliamente, los corredores de arrendamiento comercial normalmente son pagados por el propietario y no se les paga a menos y hasta que firmes un contrato de arrendamiento.

Esto le da al corredor un incentivo poderoso para ayudar a hacer un trato ya que trabajan “gratis” hasta que se finalice el trato.

Sin embargo, este incentivo también puede ser contraproducente cuando el corredor quiere cerrar un trato que no sea lo mejor para tu negocio.

Debes entonces comprender la relación que tienes con tu corredor, ya que algunos corredores trabajan tanto para el inquilino como para el propietario.

Comprende que un corredor es alguien que puede ayudar a facilitar una relación y negociar un trato con el propietario, pero ten cuidado de evitar el impulso de permitir que el corredor dicte los términos de tu negocio.

Lo que puede ser un término de acuerdo muy importante para ti, puede no ser tan importante para el corredor, particularmente cuando presionar sobre el término puede significar que el trato y el salario de tu corredor no se materializará.

Después de lo expuesto, he aquí entonces lo que un buen corredor puede hacer por ti: ayudarte a ahorrar tiempo, esfuerzo y gastos considerables al negociar un espacio comercial. Solo mantente alerta.